Un día en el colegio budista del “techo del mundo”.

Las escrituras y los debates en la universidad del Tíbet

Lhasa es uno de los lugares más altos de aprendizaje en la Tierra: tiene más de 900 alumnos que estudian mandarín, inglés y estudios políticos.

La agencia AFP se unió a una gira de medios dirigida por el gobierno esta semana. Desde 2008, ha sido casi imposible que los periodistas visiten esta región excepto en viajes organizados.

EL LUGAR
Retratos de Xi Jinping, banderas y reglas chinas adornan el centro de estudios. No hay señales del líder espiritual tibetano, el Dalai Lama, que huyó de la región en 1959 y estableció un gobierno en el exilio en India.

CUÁL ES LA SITUACIÓN
En las últimas décadas se han producido protestas esporádicas en el Tíbet, incluidas algunas llevadas a cabo por los monjes en el corazón de Lhasa y grandes protestas contra el dominio chino en 2008, que dejaron muchos muertos. Los grupos de DDHH dicen que expresar cualquier punto de vista en contra del gobierno es extremadamente peligroso.

Monje Xirekewang, de 32 años: “Llevo aquí más de dos años. Estudiamos desde las 6 de la mañana hasta las 9 de la noche. Me gusta estar aquí y no me siento cansado... la vida es muy buena”. 

Muchos académicos afirman que se ha vuelto extremadamente difícil realizar estudios de la región. Gray Tuttle, profesor de estudios modernos del Tíbet en la Universidad de Columbia: “Los niveles de represión necesarios para mantener a raya las cosas en el Tíbet, me dicen que las cosas continúan siendo tensas allí”.