Historias que inspiran

Denis Degener

Vivir en un pueblo alemán: “Acá la vida es más fácil, pero la gente igual se hace problemas”

Denis Degener es un argentino que emigró a Alemania en el 2015 junto a su esposa Gabriela. “Los primeros dos años fueron de adrenalina pura, pasaron volando. Luego de este período, justo ahí cuando se alcanza estabilidad y comodidad, uno vuelve a pensar en lo que dejó”.

Se instalaron en Senden, en un barrio similar a un country bonaerense, pero sin cercos ni seguridad: “Ni siquiera hay destacamento de policía acá, en este pueblo de unos 20 mil habitantes”, cuenta Denis.

En Alemania, en especial en los pueblos, los chicos suelen manejarse en bicicleta e ir solos a la escuela: “Todas las escuelas están juntas a la vera de un arroyo. Los chicos salen al parque, sin rejas ni nada. Su independencia es muchísimo mayor, resuelven todo en bici”.

“Por otro lado, todos los chicos reciben un salario familiar de poco más de 200 euros por hijo por mes, mientras vivan en casa. En cuanto al permiso de maternidad/paternidad, es de hasta 14 meses”

Pero, aun a pesar del orden extremo, la disconformidad no deja de estar presente entre sus habitantes: “Creo que el nivel de preocupación, al no conocer otras realidades, al final es el mismo”

“Como todo emigrante, uno queda partido entre dos mundos: es difícil ir a Argentina y volver a enfrentarse a inconvenientes aquí totalmente superados, pero, a la vez, es imposible cortar el cordón umbilical con las raíces”, opina Denis.