Los autos en Estados Unidos pronto podrán negarse a andar si el conductor está intoxicado, gracias a sensores capaces de detectar alcohol en el aliento o a través de la piel.

La ley fue firmada por Joe Biden esta semana y obligará a los fabricantes de automóviles a incorporar estas funcionalidades. Son más de 10.000 las muertes al año que se reportan por manejar alcoholizado.

Los investigadores desarrollaron dos tecnologías:
•Sensores que succionan y testean la respiración del conductor
•Un escáner en el botón de arranque de motor que mide el nivel de alcohol en los vasos sanguíneos debajo de la piel de los dedos usando luz infrarroja

Cómo funciona:

Además se integrarán sistemas antitrampa para evitar que el auto arranque si el nivel de alcohol excede el límite legal de 0,08%: “Todos emitimos dióxido de carbono cuando exhalamos, y el sistema sabe cómo detectar si la muestra proviene del conductor y no de otro lugar”, dijo Robert Strassburger, presidente de la Unión Automovilística para la Seguridad Vial.

Cómo funciona:

Laura Perrotta, presidenta de la Asociación Estadounidense de Usuarios de Carreteras, alerta sobre posibles errores: “Imagínese que alguien se cepilla los dientes y no puede encender su automóvil o el sistema no detecta que alguien ha bebido demasiado”.

Críticas

Para los defensores de las libertades individuales, el tema no es técnico sino legal: “Es completamente inconstitucional que nuestros autos nos controlen en nombre del gobierno”, protestó Albert Fox Cahn, fundador de la ONG Surveillance Technology Oversight Project.

Críticas

Strassburger sostuvo que otras tecnologías que recopilan información en los autos están reguladas y la policía necesita una orden judicial para acceder a ellas.

Críticas