POLÍTICA

“Lucho por el país en el que quiero vivir”.

Quién es Iñaki Gutiérrez, el influencer político que se codea con Macri, Bullrich y Milei

Aunque Iñaki todavía no milita para un partido en particular, ya se perfila como un referente político entre la juventud “antikirchnerista”. Tiene 20 años, vive en Colegiales y estudia Derecho en la UBA y Economía en la UB.

Se hizo conocido tras el triunfo de Alberto Fernández en 2019, cuando publicó un video en el que decía que no había que “bajar los brazos” porque “el 41% de la gente votó que el kirchnerismo no volviera”. El video se viralizó y mucha gente frustrada con el Gobierno empezó a seguirlo y apoyarlo.

Durante la cuarentena, Iñaki promovió marchas al aire libre para reclamar que se reactivara la economía. “A la manifestación fui con permiso de circulación y en bicicleta, para no usar el transporte público. Pero un chico de La Cámpora me hizo una denuncia por incumplimiento de las medidas”, cuenta.

“Al día siguiente me vino a buscar la policía a mi casa. Al final no pasó nada, pero después me vengo a enterar que a los 20 días de que me denunciaran, el Presidente estaba festejando el cumpleaños de Fabiola con amigos y sin barbijo”.

“Mauricio me contactó en febrero del 2020 felicitándome por el trabajo que venía haciendo. Y él me convocó a una reunión con Patricia Bullrich. Y me dice: “Ella va a asumir la presidencia del PRO. Te necesito a vos trabajando con ella”. Yo le dije que sí, que por supuesto. Milei es un gran amigo mío. Comparto ampliamente su discurso y lo estoy ayudando con la campaña”.

“Fui a la Villa 31 el día de la elección para ser fiscal general y la cantidad de gente que se acercó a saludarme fue impresionante. Para mí, esa generalidad de que los pobres son de izquierda se está volteando. Las personas de menores recursos son las que más sufren las políticas que van en contra del trabajo”.

“Yo creo que todos los espacios necesitan caras más jóvenes: la izquierda, la derecha y el centro. El hecho de que las personas se metan en política a los 40 y empiecen a tener un rol predominante a los 60 hace que los jóvenes nunca sean escuchados. Yo hoy en día no lucho por el país que le dejo a mis hijos, sino por el país que quiero vivir yo”.