SOCIEDAD

Convirtió un tractor en un lavarropas móvil para que su hijo no pierda tiempo

Carlos Sullivan tiene 67 años y es un productor de la zona de Balcarce que se dedica a hacer su propia maquinaria. Al observar que su hijo estaba cansado y con mucho trabajo, quiso darle una mano y le fabricó un lavarropas dentro de la cubierta de su tractor.

El invento consiste en un tanque que tiene en el interior una paleta y en el centro una pequeña puerta. Eso se introduce adentro de la llanta del tractor. Solo hay que meter la ropa con un “poquito” de agua, jabón en polvo y salir a trabajar mientras circula el equipo.

“La rueda del tractor gira y replica la función de un lavarropas. Lo tengo medido: siembro dos hectáreas y media, y paro para enjuagar y colgar la ropa en el alambrado”, explica Matías Sullivan.

La creatividad de Carlos no tiene límites. Fabricó con caños de noria una embutidora y una extractora de grano, también fumigadoras, entre otros equipos. El más significativo para la familia lo hizo en 2019 cuando su hijo sufrió un accidente con una cosechadora, lo que le provocó que perdiera prácticamente cuatro dedos; sólo le quedó el dedo gordo.

Le tuvieron que hacer un trasplante de piel completa y perdió la capacidad de hacer la supinación y pronación del brazo. Así fue como con un bolillero de una bomba de agua, una planchuela, el disco viejo de una máquina, le fabricó a su hijo un aparato para que pueda hacer la rehabilitación de su mano.