SOCIEDAD

“Casi morí tres veces”.

Una leyenda de
Los Andes: tiene más de 100 años y vive solo frente al Lanín

Martín Lemuñir vive solo frente al volcán Lanín. No tiene teléfono, auto ni computadora. Su única compañía son un caballo y unos animales.

El hombre, conocido como la leyenda del Huechulaufquen, es un anciano longevo. Algunos de sus vecinos aseguran que tiene 106, otros 115. Él sólo tiene la certeza de que nació el 10 de agosto.

Hace dos años dejó de remar la canoa que lo transportaba a la orilla de Puerto Canoa. Ahora, cuando quiere volver a la civilización, usa un espejo que hace reflejo en el lago hasta que lo rescata Prefectura o Parques Nacionales.

Él cruza una vez cada tres meses a hacer compras y todos los que lo conocen en el puerto lo ponen al día. Le avisan si falleció alguno de sus trece hermanos o incluso, si alguno de ellos está enfermo.

Come carne deshidratada conservada con sal, amasa tortas fritas, hace estofados y guisos.
Por la mañana y por la tarde toma mate y unas tostadas de pan casero.

Pasó casi toda su vida en el margen sur del lago. No fue a la escuela: su instrucción fue el servicio militar. Hizo pozos y asfalto para construir caminos y cortó cañas para abrir parques.