A los garrotazos por el mundo: así es el Far Cry Primal