Señales. Aires de renovación para el gigante finlandés