Como fueron los inicios del mouse, el inseparable compañero de la PC