Cómo intenté acabar con mi adicción por el teléfono con un shock eléctrico