¿Cómo nos afecta hablar en 140 caracteres?