Consejos a la hora de armar una PC en casa

Hace falta conocimiento, pero se ahorra mucho
(0)
23 de enero de 2002  

Como prácticamente toda la informática es producto de compañías norteamericanas o japonesas, y como la inmensa mayoría de nosotros cobra su salario en pesos, la computación es hoy oficialmente un 40% más cara. En la práctica, y al cierre de esta edición, entre 65 y 80% más costosa.

Quizás este sopapo nos sirva para darnos cuenta de que es bien diferente comprar tecnología que desarrollarla. Esto, lamentablemente, se extiende también a asuntos tecnológicos de vida o muerte, donde la Argentina fue alguna vez líder, como la insulina.

El hecho es que, aparte de la lección, en lo inmediato vamos a tener que aguzar el ingenio para mantenernos al día con el hardware.

Assembled at home

Hay una regla en computación que indica que cuanto más uno sepa de estos temas, más fácil le resulta bajar costos. Es chocante para quien acaba de llegar a la informática y se siente aún desorientado, pero lo cierto es que esta industria paga un premio bastante alto a la erudición técnica.

El sistema GNU/Linux es un ejemplo clásico. Es gratuito, y una distribución aceptable -40 a 60 pesos- incluye aplicaciones excepcionales. No se necesitaría nada más, en teoría, para tener una computadora con todos los chiches. Pero un Linux no se aprovecha realmente, a menos que usted sepa mucho de computadoras. Un recién llegado posiblemente no pueda siquiera instalarlo.

Así que mi primera movida, en este nuevo escenario económico, sería empezar a aprender algo sobre las máquinas. Si tiene el mínimo talento, algo de tiempo y le gustan los fierros, será su mejor inversión. En esta industria el conocimiento vale oro. Y el oro está en los libros.

Quizá la forma más directa de bajar costos es armar su propia PC. Nunca tuve una máquina de marca, y pienso seguir ensamblando mis equipos. La razón es simple: el precio final será exclusivamente la suma del precio de cada parte. Como esto es para mí una práctica constante, le puedo dar una cifra bastante fiel: una máquina hecha en casa con los mejores componentes va a costarle unos 1000 pesos menos que las que se compran armadas.

La diferencia, como dije, resulta de que usted aporta una no pequeña cuota de know how . Por cierto, este know how no es gratis. Demanda muchas horas de estudio y bastante inversión en documentación. Bueno, éste es el momento de amortizar esos gastos.

Las claves

Estos son algunos consejos básicos, acumulados durante más de una década de ensamblar máquinas para mi uso personal.

  • Haga una lista de los componentes. Se pueden usar muchas cosas de un equipo viejo, si está actualizando, y eso también es ahorro. El teclado, la diskettera y el ratón no han cambiado mucho y pueden seguir utilizándose.
  • La calidad del motherboard y del gabinete son mucho más importantes que la velocidad del microprocesador. No le sirve de nada poner un Pentium 4 a 1,7 GHz si la placa madre y el gabinete son inestables. Si elige mal aquí será como ponerle un motor de Fórmula 1 a un triciclo.
  • La cantidad de memoria RAM es más importante que la velocidad del microprocesador. Es preferible un Pentium 3 a 1 GHz con 512 MB de RAM que un Pentium 4 a 1,7 GHz con 128 MB de RAM.
  • A menos que necesite producir video y audio, un disco de 5400 revoluciones por minuto es perfectamente aceptable, y más barato. No compre menos de 20 GB, pero tampoco se desespere por adquirir una enorme cantidad de espacio. En tiempos de crisis conviene administrar correctamente las unidades.
  • Invierta dinero en el monitor. Cada peso que gaste aquí serán diez que se ahorra en el oculista y analgésicos. Su productividad general aumentará notablemente. No compre menos de 15 pulgadas, ya que está ahorrando en otras cosas.
  • A menos que quiera su máquina para jugar (son las más costosas), puede usar el video,el audio y la red que vienen integrados al motherboard. He probado estos componentes con buenas placas (como las Intel, Asus y Gigabyte), y andan muy bien. No gaste dinero en aceleradoras de audio y video, si sólo va a usar el equipo para trabajar y conectarse a Internet.
  • Lea todos los manuales, folletos y guías antes de poner manos a la obra, sobre todo si no tiene mucha experiencia. Lo más difícil de armar una máquina hoy es ensamblar el conjunto del microprocesador y el ventilador ( cooler , en la jerga). Hay varios modos de hacerlo y tiene muchas vueltas, hasta que se le toma la mano. Tómese su tiempo y, si no lo logra en el primer intento, déjelo para el otro día. Recuerde que la mente funciona en segundo plano y muchas cosas se aprenden dejando de pensar en ellas.
  • Tres pistas para el armado: no se apure, no se impaciente y no haga fuerza. (La unión del procesador y el cooler puede sería una excepción a la tercera regla).
  • En cuanto al micro (sé que está esperando que hable de eso), compre los paquetes cerrados de Intel o AMD (éstos son más accesibles) que vienen con el cooler original. No elija el chip primero, sino al final. Una vez que haya sumado los costos de los demás componentes, vea cuál es el micro más rápido que puede adquirir. Insisto: no le serviría comprar un chip más rápido si todo lo que lo sostiene es de calidad dudosa.
  • Memoria: mucha, toda la que pueda pagar; la RAMes donde ocurren los procesos informáticos, así que más es mejor. Pero la velocidad también cuenta. La RamBus (de 800 MHz, versus los 100 o 133 usuales) ha bajado de precio. Necesita un motherboard que le dé soporte, anote. De todas formas, para tareas normales, con los DIMM de 133 MHz andará bien, si instala no menos de 128 MB para Windows 98 y no menos de 256 para Windows 2000 o XP. Aunque me sentiría más cómodo con 512.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?