Crean una fibra óptica biocompatible derivada de las algas que el cuerpo absorbe cuando ya no se usa