Crean una piel artificial que transmite la sensación de tacto al cerebro