Crean una pila que no hace daño aunque los niños la traguen