Dudas para el proyecto de la iPad brasileña

La iPad 2 luego de ser presentada por Apple en marzo de 2010
La iPad 2 luego de ser presentada por Apple en marzo de 2010 Fuente: AFP
La producción de la tableta de Apple, anunciada tras la visita de Dilma Rousseff a China con una millonaria inversión, se encuentra trabada por los problemas de infraestructura y la falta de operarios calificados del gigante latinoamericano
(0)
30 de septiembre de 2011  • 15:08

El anunciado plan para producir la iPad en Brasil tras una promesa de inversión de 12.000 millones de dólares que acordó Dilma Rousseff está "en duda", debido al estancamiento en las negociaciones sobre exenciones tributarias que exige el fabricante taiwanés y por diversos problemas estructurales del gigante latinoamericano, dijeron a la agencia Reuters fuentes del Gobierno.

La propuesta para construir en Brasil la popular tableta de Apple, que lleva vendidas más de 24 millones de unidades en todo el mundo, marcaba una señal sobre los crecientes vínculos económicos del gigante latinoamericano con Asia y una prueba de que se movía hacia arriba en la cadena de fabricación con valor agregado.

No obstante, la idea de un "iPad brasileño" provocó un inmediato escepticismo, donde las fábricas han luchado por años con altos impuestos, una moneda sobrevalorada y la falta de trabajadores calificados debido a una pobre educación, sumado a un ajustado mercado laboral.

La fecha de comienzo de producción del iPad fue establecida inicialmente para julio y luego fue aplazada a noviembre.

Ahora no está claro si el proyecto despegará alguna vez, al menos en la forma en que se concibió originalmente, dijeron funcionarios bajo condición de anonimato.

"Las conversaciones han sido muy difíciles y el proyecto de un iPad brasileño está en duda", dijo uno de ellos.

"Foxconn está haciendo exigencias locas" para exenciones tributarias y otro trato especial, agregó el funcionario sobre la subsidiaria de Hon Hai, la compañía taiwanesa cuya subsidiaria es responsable de la producción del dispositivo de Apple.

"La negociación es muy compleja, con factores como la infraestructura, tecnología, provisión de energía, logística. Es un panorama muy complejo", dijo por su parte Aloizio Mercadante, el ministro de Ciencia y Tecnología brasileño, encargado de las negociaciones con Foxconn. "Nuestro requisito es que hayan socios locales, pero en el área tecnológica no cuentan con el respaldo financiero necesario", y dijo que es probable que el acuerdo, de concretarse, tampoco sería en el marco de los 12.000 millones de dólares prometidos en la gira de Rousseff en China.

Por su parte, el periódico Folha de Sao Paulo dijo que el financiamiento para el proyecto de Foxconn del estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) -sin el cual la iniciativa probablemente colapsaría- podría ser retirado.

Un representante del BNDES dijo a Reuters que el banco no tenía comentarios para formular.

Si el proyecto cae, podría convertirse en un símbolo de la lucha de Brasil por cumplir con las altas expectativas de crecimiento que se han generado para este año.

Se estima que la economía brasileña crecerá sólo un 3,5 por ciento en el 2011, luego de una expansión del 7,5 por ciento el año pasado.

Los temas que obstaculizan el proyecto de iPad en Brasil -altos impuestos, mala infraestructura y escasez de trabajadores calificados- son citados a menudo por líderes de la industria como los principales contratiempos para un mayor crecimiento.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.