El gobierno porteño empieza a recibir pilas usadas