El plástico como materia prima para crear diésel