Wearables. El primer paso para unir la moda con lo digital