El pronóstico

En e-commerce, la Argentina quedó tercera
(0)
27 de agosto de 2001  

Brasil y México son los dos grandes jugadores en comercio electrónico de América latina, según el último informe de IDC. En este sentido, la Argentina quedó relegada al tercer lugar, aunque desde el punto de vista de Marc Alexander, del IDC Latin American Group, "terminará siendo un mercado mucho más significativo de lo que los números actuales sugieren". Detrás de nuestro país asoma Colombia.

Estos cuatro países -según la consultora- son los que concitan el mayor grado de expectativa en cuanto al crecimiento de sus ganancias para este año. El nombre del juego, siguiendo esta fuente, es ahora pay to play (pagar para jugar), lo cual significa que las proyecciones serán viables siempre y cuando los jugadores inviertan en sus iniciativas.

Para IDC eWorld, los cuatro países en su conjunto manejaron unos 1300 negocios en el primer trimestre de 2001. En este sentido, todos -menos la Argentina- invertirán entre un 30 y un 50% más que el año anterior, mientras que el mercado local mantendrá el mismo nivel de inversión que el año último. Brasil y México han demostrado -para IDC- ser los mercados más dinámicos de la región, con los mejores niveles de actividad en e-commerce en 2000 y 2001, aunque los negocios en Colombia permiten apreciar su rendimiento con gran optimismo.

El ganador resulta ser México, donde están presentes casi todas las grandes compañías globales y es hoy el favorito en cuanto a expectativas de crecimiento. Sus negocios electrónicos saltaron de un tímido 3,6% en 2000 al 10,5% en 2001.

En la Argentina, en tanto, las iniciativas orientadas a los negocios en Internet no pasan hoy por su mejor momento. A la crisis financiera se suma el fracaso de las puntocom pioneras y algunos datos que muestran la realidad del sector: este año se suspenderá la realización de la exposición Internet World, el portal El Sitio dejó de cotizar en Nasdaq y -por ahora- los inversores siguen mirando con mucha desconfianza cualquier iniciativa que no apunte a los ladrillos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?