El smartphone de Intel ya es una realidad