El SMS sigue perdiendo terreno frente a los mensajeros móviles