El software también puede ser verde