El uso de la tecnología adelanta la aparición de la vista cansada