Fuera del aula, las computadoras no contribuyen al aprendizaje