El verdadero enigma no es el futuro, sino el presente