"En dos años habrá Zips de 5 GB"

Werner Heid dirige Iomega, la empresa que inventó el Zip de 100 MB. Habla de la compañía y del futuro del diskette de 3,5"
Ricardo Sametband
(0)
23 de enero de 2002  

Werner Heid sonríe. Hace ocho meses que es el gerente general de Iomega y ya sabe qué quiere hacer para agrandar la empresa. Los años que vivió en Perú no han conseguido quitarle el fuerte acento alemán a su español, pero no tiene problemas para transmitir sus ideas de manera afable. Se siente cómodo entre los latinos, dice, porque su esposa es peruana.

Llegó a la Argentina con dos anuncios: un nuevo producto de almacenamiento para el área empresarial y el lanzamiento del soporte técnico en la Web para los usuarios de América latina.

El equipo es el DataSafe NAS ( Network Attached Storage ), una solución de almacenamiento en red para Pyme. Son servidores con 320 GB (gigabytes) de capacidad, y están pensados para empresas que por los costos no pueden darse el lujo de tener un departamento técnico que se ocupe de esas cosas.

"No queremos competir con EMC. Nosotros apuntamos a lo pequeño -dice Heid-. El DataSafe se puede conectar directamente a la Internet, y tiene un costo menor al de otras soluciones similares."

-¿Por qué Iomega entró en este mercado?

-Lo pedían nuestros clientes, a los que los otros productos que tenemos ya no les alcanzaban. Como pensamos en usuarios que tienen necesidades de almacenamiento diferentes, aun dentro de una misma empresa, lo estamos implementando con nuestro software QuikSync 3 . Porque también hacemos software para, justamente, manejar el traspaso de todas esas cosas que uno tiene en el disco rígido a un backup en un Zip o un Peerless (un disco rígido portátil de 20 GB). Como usamos la misma aplicación para todos nuestros productos, podemos implementar una solución barata que involucre el NAS, un Zip y un CD-RW.

-¿Qué tan importante es este lanzamiento para los objetivos de Iomega?

-Bastante. Pensamos que es un mercado con mucho potencial. Aunque no esperamos tener ganancias este año: será más que nada inversión. Sólo en 2003 tendremos una balanza positiva, facturaremos más de 100 millones de dólares en ese sector. Es un producto muy atractivo, sobre todo para América latina. Aquí, el tema de los costos es mucho más importante que en el resto del mundo; así que una solución de este tipo puede ser muy popular aquí. Por eso también es la Argentina el primer país de América latina en el que se presenta.

-Con el DataSafe, su empresa cubre casi todas las opciones en almacenamiento. ¿Hay algo que les falte?

-Bueno, no tenemos dispositivos de archivo permanente, como las cintas magnéticas. Es difícil competir con ellas porque son muy baratas. Pero estamos investigando el tema. Una posibilidad es usar los DVD-R (regrabables). Como tienen buena capacidad y son fáciles de grabar y de guardar, pueden llegar a ser una opción para reemplazar a las cintas.

-Tampoco están de manera directa en el mercado de las palmtop.

-No, es verdad. Aunque vamos a crecer. El tema ahí es que las palmtop se van a fusionar con los teléfonos celulares. Tenemos nuestros PocketZip de 40 MB, pero ya es una capacidad limitada. En poco tiempo vamos a sacar modelos más grandes. Además, tenemos una licencia de IBM para fabricar los Microdrive (discos de 320 MB o 1 GB del tamaño de una moneda de 1 peso), y vamos a licenciar la producción del PocketZip, para alentar su adopción. Nuestra competencia son las tarjetas de memoria de estado sólido. Hasta que no podamos competir con ellas en precio y capacidad, no podremos tener una buena presencia en este mercado. Pero va a ser un mercado muy movido, muy interesante.

-El gerente general de la compañía para América latina, David Safeer, dice que su peor enemigo es el diskette de 3,5". ¿Usted qué opina?

-Bueno, sí, es una relación de amor y odio, ¿no? ( se ríe ). Es impresionante cuántos diskettes hay aún. Se venden unos 100 millones al año. Van detrás de los equipos que ya tienen diskettera, claro. Para nosotros es un mercado con muchísimo potencial, es nuestro primer objetivo, es una gran atracción. Pero a la vez es nuestro enemigo, porque es tan barato que los fabricantes de computadoras siguen incluyendo disketteras en las PC nuevas, porque dicen que salen un tercio de lo que cuesta una zippera. Su argumento es medio engañoso: la capacidad de un Zip de 250 MB es 170 veces mayor que la de un diskette de 3,5 pulgadas.

"La cuestión sería darle al usuario la posibilidad de elegir. Es un desafío para nosotros: tenemos que lograr un Zip tan barato como un floppy. O con una capacidad que deje al diskette totalmente fuera de juego.

-¿Por ejemplo?

-Bueno, la densidad de datos en una pulgada cuadrada de un disco magnético, por ejemplo, se duplica cada dos años. Si continuamos a ese ritmo, para 2004 vamos a tener discos Zip de 5 GB. Un Peerless podría tener una capacidad de 80 GB, y un PocketZip, 800 MB. No hay límites al crecimiento; siempre se inventa algo nuevo para aumentar la capacidad de los equipos. Ahora bien: un Zip de 5 GB parece un despropósito, pero no lo es. La cantidad de información que va a circular por nuestras computadoras en unos años va a hacer obsoleto un diskette de 1,44 MB.

"Pero no vamos a usar la tecnología convencional de los discos rígidos. Estamos investigando en nanotecnología, específicamente en MEMS ( Micro Electro Mechanical Systems , sistemas microelectromecánicos), que permitirán seguir reduciendo el espacio necesario para almacenar un bit, y así podremos guardar mejor las joyas digitales de todos."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?