La compu. Es gratis, pero vale US$ 400 millones