La compu. Esa costumbre de matar al mensajero