Experimentos con los e-diccionarios

Para salir de dudas idiomáticas en cuestión de segundos
Ariel Torres
(0)
4 de julio de 2005  

El título de mi última columna ( Tras el gran robo, el phishing asecha ) despertó algunas sospechas en varios lectores, que me enviaron mails sugiriendo que se nos habría deslizado un error ortográfico y que debimos haber escrito acechar, con c. Como cada carta de un lector representa el pensamiento, las necesidades y las dudas de muchos que no han enviado ningún mensaje, aclararé el punto. Y de paso, sacaremos partido de la cuestión.

Acechar, con c, significa mirar a escondidas, espiar. En cambio, asechar, con s, quiere decir "poner o armar asechanzas", y las asechanzas son "engaños o artificios para hacer daño a alguien".

El phishing, que no es un espía, sino una forma de fraude por e-mail, cae dentro de esta última categoría. El engaño sería, en este caso, la página Web falsa que imita la de un banco o una institución financiera.

Ahora, déjeme confesarle que aprendí la sutil diferencia entre acechar y asechar aquí en LA NACION, hace muchos años, gracias a nuestro dedicado equipo de correctoras.

Letras eléctricas

Permítame confesarle también que las definiciones arriba expuestas no vienen de mi memoria, que nunca ha sido muy buena, sino de un diccionario en línea.

Me refiero al de la Real Academia Española ( www.rae.es ). No es un sitio lindo ni siempre fácil de entender, pero el hecho de que contenga el Diccionario de la Real Academia Española es suficiente para agregarlo a los favoritos y crearle un atajo de teclado.

A propósito, use la dirección buscon.rae.es/diccionario/drae.htm para ese atajo, así irá directamente a la búsqueda de palabras. Y otra cosa: no ponga plurales ni verbos conjugados porque no aparecen, ni siquiera cuando se trata de verbos irregulares. Sólo singulares e infinitivos. No es, por lo tanto, la herramienta ideal para extranjeros.

Por eso, si necesita traducir del español al inglés o viceversa, o es hablante de otro idioma, el sitio www.wordreference.com es imprescindible. No siempre completo -aunque más que suficiente en la mayoría de los casos-, tiene la virtud y la belleza de lo simple.

A la izquierda hay una serie de casillas etiquetadas English to Spanish, Spanish to English, English to Italian, Italian to English, English to French, French to English y English Definition. Basta poner la palabra en la casilla correspondiente, apretar Enter y listo.

Wordreference ofrece además una barra para añadir al Internet Explorer o al Firefox, y sus mentores aseguran que no instala spyware. El sitio nos fue sugerido por el lector Chacho Paolucci hace un tiempo y desde entonces lo adopté.

Un diccionario más profundo del inglés puede encontrarse en www.dictionary.com . Es un clásico de la Web y la versión gratis (hay una Premium por 19,95 dólares al año) muestra una caja en la parte superior de la página donde se ingresa el término por consultar. La respuesta es muy rigurosa y lista diferentes usos de la palabra, además de la pronunciación en caracteres fonéticos (la versión en audio sólo está disponible en la edición Premium antes mencionada).

En tradu.scig.uniovi.es/sinon.html hay un buen diccionario de sinónimos y antónimos; lo mismo que en www.elmundo.es/diccionarios/, además de uno de medicina, y diccionarios a otros idiomas como el inglés y el francés.

Ninguno de estos diccionarios, he descubierto más de una vez, reemplaza las versiones en papel. Por ejemplo, en el DRAE de la Web, la palabra apropiado no existe; pero al buscar el término adecuado dice: "apropiado a las condiciones, circunstancias u objeto de algo". En el DRAE de papel, apropiado, por supuesto, aparece.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?