Fotos y videos más fáciles

Celulares, cámaras, tablets. Los dispositivos para registrar imágenes están por todos lados. Aquí, lo que hay que saber para transferir, publicar en la Web y salvaguardar tus recuerdos digitales
Ricardo Sametband
(0)
30 de abril de 2011  

Fue en diciembre de 1975 cuando en Kodak Steve Sasson construyó el primer prototipo de una cámara fotográfica digital, cambiando para siempre la historia de la fotografía. Los interesados en los pormenores del armatoste resultante pueden consultar el sitio http://pluggedin.kodak.com/pluggedin/post/?id=687843 para tener más detalles.

Otros dos hitos cimentaron el futuro digital de la fotografía: la creación, en 1992, del formato JPEG, y la venta en Japón, en 2000, del primer celular con cámara incorporada (es decir, no como un accesorio), el Sharp J-SH04.

Hoy, la mayoría de los teléfonos móviles tiene cámara; algunos, incluso, con zoom óptico o capacidad para registrar imágenes en 3D. Las cámaras de rollo casi no se usan y la fotografía es sinónimo de digital. Algo similar sucede con el video, sobre todo ahora que hay celulares y cámaras de bolsillo capaces de registrar películas en calidad Full HD y tridimensionales. Lo que sigue trayendo dolores de cabeza a más de un usuario, sin embargo, es entender cómo preservar esos archivos, editarlos y compartirlos con otros.

Del equipo a la PC

Alguna vez copiar las imágenes de la cámara a una computadora fue una tarea compleja, que requería software especial. Hoy casi todas las cámaras y los celulares modernos son capaces de conectarse a una computadora con un cable USB, donde serán identificados, en general, como si fueran un pendrive USB. Si se trata de una cámara, las fotos y los videos suelen estar en una carpeta llamada DCIM ; si no, Camera , Video , una carpeta con una fecha, etcétera. Aquí basta con copiar los archivos normalmente de su carpeta original a otra que elijamos.

Los sistemas operativos modernos, además, reconocen muchas veces que se trata de un dispositivo de este tipo y ofrecen usar un asistente para copiar las imágenes. Y los fabricantes siguen ofreciendo aplicaciones para transferir los archivos, pero que no es obligatorio instalar.

El resultado es el mismo: tendremos las imágenes en la computadora. Tanto Windows como Mac OS X o Linux permiten ordenar los archivos por nombre o fecha de captura de la imagen (que es la fecha de creación del archivo). Para que esto sea más provechoso es conveniente configurar, en la cámara, la hora y fecha.

El laboratorio digital

Lo primero que debemos hacer con las fotos en la PC es decidir cuáles queremos conservar y hacer una copia de seguridad. Podemos editarlas antes, pero hay que tener en cuenta que la edición de imágenes en JPG (el formato más común de imágenes) afecta su calidad, porque el JPG usa lo que se llama compresión con pérdida , por lo que cada vez que se graba una versión modificada -no una copia- se pierde calidad de imagen.

Esto no es reversible, así que lo ideal, ante la duda, es trabajar con una copia de la imagen original, editarla y luego, si estamos conformes con el resultado y no nos interesa conservar el archivo inédito, borrarlo.

Existe una enorme cantidad de editores de fotos, algunos muy sencillos y otros para profesionales. Entre los gratis más populares están XnView ( www.xnview.com ), Picasa ( picasa.google.com.ar ) y Gimp ( www.gimp.org ); todos funcionan en Windows, OS X y Linux. También está la Galería fotográfica de Windows ( http://explore.live.com/windows-live-photo-gallery?os=other ) e iPhoto para Mac (viene preinstalado en los nuevos equipos).

Con estas aplicaciones se podrán realizar tareas básicas como recortar las imágenes, retocar el brillo, el contraste, el balance de color, quitar ojos rojos, etcétera.

Un consejo: una de las tareas más comunes en el momento de editar una foto es rotarla; lo ideal es que se haga con una herramienta específica para JPG que permite la rotación sin pérdida de datos, es decir, sin degradación de la foto; viene en los mejores editores de imágenes. También es recomendable buscar, en la configuración de la aplicación, la calidad con la que guarda los JPG; ésta se puede regular y normalmente está en el 80%. Aumentar este porcentaje redundará en una mayor fidelidad al original luego de la edición, pero también en archivos más grandes.

Otra alternativa es trabajar con formatos como TIFF o PNG, que usan compresión sin pérdida de datos, pero que generan archivos de más megabytes.

Edición de video

En el caso del video se puede hacer edición sin pérdida, pero aquí hay que tener cuidado en no reconvertir el original porque pierde calidad, así que es una buena medida conservarlo intacto y editar una copia, por las dudas.

El nuevo Windows Live Movie Maker ( explore.live.com/windows-live-movie-maker?os=other, gratis) es sencillo y bastante bueno. Los usuarios pueden probar también con clásicos como VirtualDub ( www.virtualdub.org ) o Avidemux ( avidemux.sourceforge.net ), entre muchas opciones freeware.

Con ellos será posible quitar partes del video, unirlo con otros, modificar la banda de sonido, rotar la película si se usó un móvil en forma vertical y cuestiones similares.

Copia de seguridad

Lo más sencillo para almacenar imágenes y videos es usar una grabadora de CD y DVD o un disco externo. En el caso de que estemos trabajando con video Full HD (que requiere mucho espacio de disco) hay que recordar que FAT32 tiene un límite de 4 GB para cada archivo, así que es recomendable formatear el disco externo como NTFS. Esto no puede hacerse con los DVD.

Idealmente, los archivos deberían tener un nombre descriptivo, sobre todo los videos, para poder identificarlos luego con sencillez. En las imágenes esa información (epígrafes, etiquetas de clasificación, ubicación geográfica donde se tomó la foto) puede agregarse como datos IPTC o XMP, que se conservarán aunque cambie el nombre del archivo. Los editores de foto mencionados pueden agregar esta información y organizarla por etiquetas, palabras clave, etcétera.

Una alternativa al rígido son los discos virtuales; Microsoft ofrece 25 GB gratis en Skydrive ( skydrive.live.com ); Box.net ( www.box.net ), 5 GB, la misma cantidad que el flamante servicio de Amazon, Cloud Drive ( www.amazon.com/clouddrive ), también gratis. Y Dropbox ( www.dropbox.com, gratis) permite tener 2 GB y la posibilidad de sincronizar contenido entre varios equipos.

Aquí será posible subir fotos y videos usando una herramienta que abre el navegador; hay que tener en cuenta que hay un límite para el tamaño de los archivos, por lo que este método no sirve para videos largos de alta calidad. En el caso de Dropbox es una aplicación la que gestiona la carga de los datos.

Después será posible ver los archivos, cambiar su nombre, descargarlos desde otra computadora e incluso compartirlos en línea, ofreciendo un link para verlos o bajarlos a una PC.

Una alternativa más elegante para compartir imágenes y videos son los álbumes en línea, como Picasa Web ( picasaweb.google.com ), Flickr ( www.flickr.com ), Photobucket ( www.photobucket.com ) o las herramientas que ofrece Facebook al efecto ( www.facebook.com ). Las imágenes pueden organizarse según un hecho particular (vacaciones, cumpleaños, etcétera) y actualizarse en el tiempo, además de generar una presentación en el navegador para que vayan pasando solas.

Aquí pueden usarse imágenes de menor resolución a la original para conservar el limitado espacio que ofrecen estos álbumes. Cualquier editor de fotos permite reducir su tamaño (cuidando siempre de indicar que mantenga la relación entre el alto y ancho para que la imagen no se deforme). Las imágenes se suben usando la herramienta provista por el sitio, que implica elegir los archivos en un cuadro de diálogo y luego tener paciencia hasta que se copian al servidor del sitio en cuestión.

En el caso de los videos es posible -pero lento- subir películas de alta definición o larga duración; sólo es necesario cumplir con las exigencias de cada servicio. YouTube, por ejemplo, requiere que el video tenga un máximo de 15 minutos o que el archivo ocupe menos de 2 GB. La mayoría de los servicios de video como YouTube, Vimeo ( www.vimeo.com ) y Blip.tv ( www.blip.tv ) admite archivos AVI, 3GP, MP4, FLV y otros.

Si lo que tenemos no es compatible, o queremos reducir la calidad del video para que el archivo sea más chico, se pueden usar aplicaciones gratis como Handbrake ( http://handbrake.fr ), Freemake Video Converter ( www.freemake.com ), Super ( www.erightsoft.com ) o los conversores provistos por el polaco Jacek Pazera ( www.pazera-software.com ). Super es el más completo, pero también el más complejo de usar entre el freeware mencionado.

A la gran pantalla

La mayoría de las cámaras digitales y los móviles de alta gama permite reproducir las imágenes y los videos en un televisor, usando un cable provisto por el fabricante y una conexión RCA (con un cable amarillo para el video y uno blanco para el audio) o un conector HDMI. Esta última es la mejor opción por la calidad de imagen que permite, pero depende del equipo. Además de ver videos será posible realizar presentaciones de imágenes con transiciones automáticas; la ductilidad de esta herramienta dependerá de lo definido por el fabricante.

También podemos usar una notebook con salida VGA, conexión HDMI o S-Video; el equipo debería reconocer la conexión en forma automática y adaptar su imagen al formato de la pantalla en cuestión. Así podremos disfrutar nuestras fotos y videos digitales a lo grande.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.