Google confirmó su apuesta a un estándar abierto en video