Hasta la vista, Einstein