La ciberocupación está en alza

Ya hay más de 20.000 disputas por nombres de sitios Web
(0)
26 de mayo de 2003  

Todavía no había terminado el siglo XX, cuando el cantante británico Sting comprobó con enorme sorpresa que el dominio www.sting.com estaba en poder de un revendedor de armas llamado Michael Urvan. Si bien Urvan no usaba la dirección, la tenía registrada desde 1995, y estaba vinculada a otro sitio llamado GunBroker.Com, en el que ofrecía la venta de armas por Internet persona a persona .

La reacción del líder del grupo The Police fue enviar un mail al Centro de Arbitraje y Mediación de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) para que resolviera su caso. La OMPI depende de la ONU, y hoy es la más destacada de las cuatro entidades designadas por la ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers) para la aplicación de la titularidad de los nombres de dominio sometidos a la UDRP (Uniform Dispute Resolution Policy).

Actualmente, el número total de demandas interpuestas por ciberocupación asciende a 20.511. Entre los sectores más afectados están la alimentación, las bebidas alcohólicas y los restaurantes, la moda, el espectáculo, Internet y las tecnologías de la información, y los medios de información y edición.

Hasta el momento, el Centro se ha ocupado de controversias en diez idiomas: español, alemán, chino, coreano, francés, japonés, inglés, noruego, portugués y ruso. Desde el punto de vista geográfico, en las demandas interpuestas ante el Centro de la OMPI están implicadas partes de 110 países.

Encabeza la lista Estados Unidos (46,8%), seguido por Inglaterra (9%), Francia (6%), España (5,5%) y Alemania (5,1%). En cuanto a los principales países demandados, en primera posición vuelve a estar Estados Unidos (44%), seguido por el Reino Unido (9,4%), España (6%), República de Corea (5,2%) y el Canadá (3,9%).

En el caso específico de Sting, la organización consideró el litigio y terminó fallando en favor de Urvan porque el cantante no pudo presentar las tres pruebas que se exigen para recuperar un dominio.

Para eso debe probarse que el nombre de dominio objeto de controversia es "idéntico o similar hasta el punto de crear confusión con la marca del demandante", que "el demandado no tiene derechos ni intereses legítimos respecto del nombre de dominio", y que "ha registrado y utilizado el nombre de dominio con mala fe".

Así las cosas, Sting se vio obligado a ofrecerle a Urvan 25 mil dólares por la titularidad de sting.com .

Otros famosos tuvieron más suerte; Madonna y Julia Roberts ganaron casos similares. Para informarse más sobre estos procedimientos de ciberocupación acuda al site en español que está en: www.wipo.int/index.html.es

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.