La editora de Twitter que ayudó a ordenar el caos aéreo en Europa