Suscriptor digital

La fiebre del comercio electrónico

Un fenómeno que no deja de crecer:estudios realizados en los Estados Unidos afirman que el e-commerce se extiende a toda velocidad
(0)
27 de marzo de 2000  

Ningún argentino puede ignorar a estas alturas que el punto com se le ha filtrado velozmente en su vida cotidiana, en su léxico y también en su campo visual. En las pantallas de TV, en la vía pública o en la radio, a usted seguro ya lo invitaron a participar de remates virtuales, compras grupales, chats con celebridades, y luego le ofrecieron: delivery , asesoramiento legal, médico, financiero, deportivo y matrimonial. Todo esto ya sucede en Internet; o mejor dicho, en el modelo de Internet que está implantándose en la Argentina, que aún no llegó al millón de usuarios, pero le falta poco.

Usted se preguntará, ¿de dónde sacan tanta plata empresas que apenas comienzan a ofrecer productos o servicios dentro de un mercado que no llega al millón de usuarios? Qué buena pregunta. Lástima que tiene una refutación sencilla: el mercado no es la Argentina, es el mundo. Y si no, pregúntele a los inventores de Patagon.com, que ahora tienen su casa matriz en Miami, y manejan desde los Estados Unidos los fondos de la venta de su paquete mayoritario al Banco Santander Central Hispano (BSCH).

Todo este despliegue apunta hacia un solo fin: el comercio electrónico. Es más fácil explicarlo con números: según el útimo relevamiento realizado por Ernst & Young, el 34% de los hogares norteamericanos ya está on line. La mitad de ellos, es decir el 17%, se transformó en un comprador electrónico. La consultora asegura que "si esta tendencia continúa, la venta por Intenet se convertirá en una de las principales actividades de Estados Unidos en los próximos 12 o 18 meses". Ahora un ranking de clientes electrónicos: el 39% de los compradores vía Internet en Estados Unidos realizó entre 10 o más compras durante los últimos 12 meses. Los australianos con más de 10 compras ascendieron al 20%; en Canadá, Reino Unido y Francia subieron al 15%, y en Italia al 7%. En 1999, los consumidores on line gastaron un promedio de 1205 dólares, cuadruplicando los 280 dólares que invirtieron el año anterior.

Y además otra confirmación para Jeff Bezos, el hombre del año: el sitio de compras más popular en todos los países resultó -como era previsible- Amazon.com.

Según Ernst & Young, existe una buena razón para ser optimista con respecto al futuro de las ventas en línea. El 79% de los estadounidenses no compradores planea efectuar compras por la Red en los próximos 12 meses. Este número es aún mayor en otros países. Canadá muestra el potencial más grande con un 85%.

Pero subsisten algunos escollos todavía: el costo de los envíos es uno de los que más disuaden a los compradores on line. Parte del 53% deéstos afirma que este costo es alto.

Para el año 2002, los norteamericanos gastarán una tercera parte de los dólares destinados a sus compras en Internet; actualmente este porcentaje es de un 15%. La semana última, Bill Gates estimó que el comercio electrónico en América latina alcanzará los 11.000 millones de dólares anuales en el año 2003. También pronosticó que los usuarios de Internet en la región llegarían en 3 años a los 30 millones enfatizando el hecho de que esa porción del continente experimentó durante cinco años seguidos un crecimiento anual del 42% en servicios a través de la Red, que este año tendrá publicidad por 1600 millones. Hombre informado, Gates.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?