La inmediatez on line impulsada por Google ya genera imitadores amateur