La Mac. La música, en el aire