La nueva generación de baterías busca duplicar la autonomía de uso de los teléfonos móviles