La tecnología debería unir al mundo, sueña Jack Dorsey, el creador de Twitter