La tecnología podría ser una aliada para detectar sonrisas falsas o descubrir el dolor escondido