Un bit de esperanza. La tecnología se vuelve más accesible