La tecnología y los datos, vitales para el éxito en la Fórmula 1