La TV ahora comparte la atención del televidente con la tableta, mientras se frena la venta de PC