El mito del nacimiento en el garaje suele ser demasiado bueno para ser cierto