Hábitos. La versión tecno de la guerra de los sexos