La Wikipedia, a la altura de la Enciclopedia Británica