Las aplicaciones y sus muchos trabajos

La mayoría de los programas que usamos a diario cae dentro de esta amplia categoría
Ariel Torres
(0)
24 de junio de 2002  

Cuando la informática era joven, todos aquellos programas que tenían una utilidad concreta en el mundo real (escribir, llevar planillas de cálculo, diseñar puentes, etcétera) se llamaban utilitarios . Luego, esta palabra empezó a usarse cada vez más para designar el software que actuaba sobre la computadora misma (corrección de errores de disco, antivirus y así). Para los programas que usamos a diario para hacer nuestro trabajo se reservó otra palabra, aplicaciones .

Fue uno de estos programas el que selló el destino de éxito de la computadora personal: la hoja de cálculo. Aunque con el tiempo el procesador de texto y el correo electrónico la superarían en número de usuarios, la planilla electrónica fue el motivo por el que la PC ganó masa crítica. Se dice, por lo tanto, que este software fue la killer application de la computadora personal, así como el correo electrónico fue la killer application de Internet.

VisiCalc fue la primera planilla electrónica, desarrollada a fines de la década del 70 por Dan Bricklin y Bob Frankston. VisiCalc hizo furor en las computadoras Apple y luego fue vendida a Lotus Corporation, que la usaría para crear la planilla Lotus 1-2-3 , lanzada con enorme éxito para PC tipo IBM en 1983.

Aunque hay diversas subcategorías, una aplicación es cualquier programa que se usa para trabajos que hasta la aparición de la PC se hacían analógicamente. Procesadores de texto, hojas de cálculo, editores de imágenes, programas de dibujo y pintura, de diseño 3D, calculadoras e incluso el correo electrónico se consideran aplicaciones.

Hoja de cálculo: también llamada planilla electrónica, representa filas y columnas con relaciones establecidas por el operador. VisiCalc , Lotus 1-2-3 y Microsoft Excel son ejemplos de estos programas

Analógico: todo proceso por analogía, opuesto a numérico o digital. Por extensión, las tareas que antaño se realizaban con instrumentos no digitales, como la máquina de escribir.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?