El artista digital. Las primitivas no andan con vueltas