Las razones de la singular batalla alemana por la privacidad

Un grupo de vehículos equipados con las cámaras especiales de Street View en la feria alemana CeBIT en 2010
Un grupo de vehículos equipados con las cámaras especiales de Street View en la feria alemana CeBIT en 2010 Fuente: Reuters
Ante cada anuncio o lanzamiento de Facebook o Google, las autoridades del gobierno europeo no dudan en discutir cuáles son los alcances de sus plataformas con el objetivo de resguardar los datos de los usuarios en Internet
David Meyer
(0)
12 de septiembre de 2011  • 19:58

Facebook acordó trabajar con el gobierno de Alemania para desarrollar un código de conducta que gobierne la privacidad en las redes sociales. Pero, ¿por qué este país se resiste tanto a compartir los datos en Internet?

Tanto Facebook como Google buscan mejorar la manera en que descubrimos la información e interactuamos entre nosotros, al tiempo que, en el camino, nos van vendiendo cosas. Algunos usuarios de Internet no ven nada malo en la manera en que éstas y otras compañías monitorean el uso de sus sistemas para calcular quién querría comprar qué. Pero en Alemania la situación es distinta.

No es que los servicios de las compañías no sean populares aquí: un cuarto de la población alemana son usuarios activos de Facebook y Google cuenta con el 95 por ciento del mercado de búsquedas del país.

Sin embargo, los ciudadanos alemanes y sus reguladores se están volviendo famosos por hacerles pasar malos tragos a estos gigantes de Internet.

En agosto, el Centro Independiente para la Protección de la Privacidad (ULD) en Schleswig-Holstein prohibió a todas las organizaciones del estado tener páginas de fans en Facebook y poner botones de "Me gusta" en sus sitios de Internet. El ULD dijo que los ciudadanos estaban siendo monitoreados sin que se dieran cuenta.

A principios de este mes, funcionarios a cargo de privacidad en Hamburgo dijeron que Facebook podría ser multado por mantener datos biométricos recolectados a través del sistema de reconocimiento facial del sitio .

Y en 2010, autoridades de protección de datos a nivel estatal y federal forzaron a Google a que permitiera a los alemanes poner borrosas las imágenes de sus casas en las fotografías de calle que la compañía recopila con sus vehículos en el programa de Street View .

Cientos de miles de ciudadanos optaron por tener sus propiedades oscurecidas y Google se rindió y dejó de actualizar sus imágenes del Street View de Alemania en abril de este año.

Un pasado oscuro

Una razón para esta actitud estricta hacia la privacidad personal es la historia de Alemania, de acuerdo con el presidente del ULD, Thilo Weichert.

"En Alemania tuvimos la experiencia con el régimen nazi, tuvimos la experiencia con la República Democrática Alemana, y tenemos una gran resistencia respecto de la recolección de datos para fines discriminatorios o de supresión o persecución", dijo Weichert.

Carsten Casper, analista de privacidad de la firma de investigación tecnológica Gartner, coincide en que la sombra de la Stasi, el órgano de inteligencia de la República Democrática Alemana, es un factor.

Un evento de presentación de Google Street View en Oberstaufen, Alemania
Un evento de presentación de Google Street View en Oberstaufen, Alemania Fuente: Reuters

"Durante casi 40 años, la gente estuvo bajo vigilancia y es obvio que esto pone a las personas muy nerviosas cuando se trata de la privacidad", señaló.

"Esto no hace diferencia entre la privacidad física o de los datos. Todos estos temas están mezclados en la mente del público", agregó el funcionario.

Como resultado, Alemania es una especie de pionero en privacidad de la información. La primera ley de protección de datos del mundo fue aprobada en el estado alemán de Hessen en 1970 y la ley federal de protección de datos del país, la Bundesdatenschutzgesetz, está entre las más estrictas del mundo.

Weichert dice que él simplemente quiere que las empresas que operan en Schleswig-Holstein cumplan con las leyes de Alemania y la Directiva de Protección de Datos Europea, la cual constituye la base para esas reglas.

Cree que hay un "déficit de cumplimiento" en algunos de los otros países europeos, y que la Directiva debería ser adecuadamente impuesta en toda la Unión Europea.

"Hay una cultura legal totalmente diferente en Europa en Estados Unidos y yo acepto eso, pero no es posible que la cultura estadounidense se imponga a la cultura europea", dijo Weichert.

"Tienen que respetar nuestro diferente entendimiento de la privacidad y cuando las empresas estadounidenses quieren hacer dinero en Europa, tienen que respetar la ley europea y la cultura de privacidad europea", agregó.

Weichert, quien sostuvo conversaciones con gerentes de la red social fundada por Mark Zuckerberg, piensa que estas compañías son capaces de adaptar sus sistemas si es necesario. "Google y Facebook ofrecen servicios especiales por nación, por ejemplo, en el análisis de los datos", señaló.

Carsten Casper, de la firma Gartner, considera justo para los reguladores locales usar sus poderes aunque afecten a compañías globales, pero dijo que algunos alemanes opinan que estas medidas son excesivamente estrictas.

"Yo soy alemán, y pensaría que es demasiado", explicó, señalando que las empresas alemanas están forzadas a pagar más que otras al desarrollar servicios de Internet, con el fin de añadir salvaguardas de privacidad que cumplan con la ley.

Armonía europea

Las diferencias de aplicación de reglas de privacidad en los países europeos provoca dolores de cabeza a empresas como Facebook y Google, que tienen que lidiar con niveles variables de restricción respecto de la privacidad entre los 27 estados miembro de la Unión Europea.

Viviane Reding , vicepresidenta de la Comisión Europea, dijo en marzo que la ley de privacidad debe ser modernizada, pero que los reguladores también tendrán que desarrollar un acercamiento común a la imposición de las leyes.

De acuerdo con Reding, las compañías tienen "una responsabilidad específica cuando los datos personales son su principal activo económico" y los usuarios de las redes sociales "deben conocer qué información se recoge y se procesa, para qué propósitos, y dónde y cómo es almacenada".

"Las autoridades de protección de datos nacionales juegan un rol esencial en asegurar que las compañías sigan las reglas de la Unión Europea cuando se recolecta y procesa información personal", agregó la funcionaria.

"Al mismo tiempo, es importante que tengan un acercamiento consistente en el manejo de temas de privacidad", dijo Reding. La Comisión Europea propondrá en los meses que vienen cómo hacer realidad este acuerdo común, pero queda la pregunta de qué clase de propuesta será sugerida.

Mientras tanto, Facebook acordó un código de conducta alemán para firmas comerciales en Internet con clientes jóvenes. La red social cree que Weichert y el ULD tienen "supuestos incorrectos" en torno al botón "Me gusta".

La compañía dijo que mira hacia delante para "continuar el diálogo y ayudar a entender mejor nuestros procesos actuales y cómo éstos respetan la privacidad de los usuarios alemanes de Internet".

"Rechazamos firmemente cualquier afirmación que señale que Facebook no cumple con los estándares de protección de datos de la Unión Europea", dijo la compañía en un comunicado.

Por su parte, Google declinó comentar sobre cómo lidia con los reguladores de privacidad de Alemania.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.